Suponía que había proyectos similares a este cuando me lancé a la aventura. No lo conocía pero aquí está, desde Chile: El guardián del idioma. La mecánica es la misma, descubrir cada pocos días una palabra poco usual o de significado poco acotado en el saber popular (y a veces mal usada).

Ellos me redescubrieron cancamusa 😉

Leave a Reply